Como expertos en la realización de podas y talas en Madrid, nos gustaría aprovechar este espacio para compartir contigo una serie de consejos relacionados con el cuidado del césped en invierno. Aunque pueda parecer que tener el césped en perfecto estado resulta más sencillo en estos meses lluviosos, lo cierto es que este requiere de cuidados específicos para protegerlo de la lluvia y el frío. De ahí la importancia de seguir las recomendaciones que te mostramos a continuación:

La llegada del frío trae consigo una despreocupación del cuidado de jardines y plantas, algo que no debería ocurrir nunca. Y dentro de los grandes olvidados de las zonas verdes, el césped suele llevarse la palma en esta época del año en la que parece que no requiere de muchos cuidados cuando realmente no es así.

Retira las hojas secas y las hojas húmedas

Para que el césped se mantenga en buen estado a pesar de las bajas temperaturas de esta época del año, debes comenzar por retirar aquellas hojas que caen sobre él, tanto las secas que comienzan a descomponerse como las húmedas que transmiten más frío y humedad a la hierba. Lejos de creer que estas hojas no resultan nocivas y que incluso pueden ser un buen abono natural, la verdad es que su presencia, unido al descenso de temperaturas y la aparición de hielo, puede llegar a resultar muy nociva ya que contribuye a que el césped se pudra o crezcan en él unos de sus eternos enemigos: los hongos.

Siega menos para evitar la aparición de hongos

Como señalábamos, unos de los grandes enemigos del césped son los hongos que tienden a aumentar en estos meses. Para evitar su aparición, lo mejor es mantener el corte de la hierba un poco más alto. Así se consigue proteger las raíces y evitar que el musgo y las malas hierbas se hagan resistentes. Desde nuestra empresa especializada en podas y talas en Madrid te recomendamos segar con menos periodicidad y, a ser posible, hacerlo siempre con el césped seco para evitar la proliferación de hongos.

Reduce el riego

Igualmente, durante los meses de invierno, es aconsejable reducir la pauta de riego. Además de que en invierno llueve más, las heladas también proporcionan mucha agua y humedad al jardín. Normalmente, con el agua de la lluvia y del rocío, el césped no necesitará casi regarse. Incluso en los inviernos más secos y calurosos puede reducirse el riego a una sola vez por semana, y siempre durante las horas centrales del día para asegurarte que el césped absorbe todo el agua y elimina su exceso, que secará más fácilmente a esas horas que en los primeros o últimos momentos del día.

Si a estas recomendaciones le añades un poco de vigilancia para asegurarte que el césped de tu finca o jardín se conserva en buen estado, te garantizamos que terminarás el invierno con una hierba estupenda y lista para lucir en primavera. De todas formas, si requieres los servicios de una empresa especializada en podas, talas y control de plagas, no dudes en llamarnos. En Sintra te atenderemos de manera personalizada para ofrecerte una solución a medida.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


    captcha

    He leído y Acepto la Política de uso de datos