¿Qué enfermedades pueden transmitirnos las ratas?
28 marzo, 2016
Energía residuos poda
Residuos de poda como energía alternativa
9 junio, 2016
Mostrar todo

Principales diferencias entre termitas y carcoma

Empresas de fumigación

Hoy nos gustaría aprovechar nuestra dilatada trayectoria en el sector de las empresas de fumigación en Madrid para contarte cuáles son las principales diferencias que existen entre las termitas y la carcoma. Saber cuándo estamos sufriendo una plaga de uno u otro insecto resulta fundamental para poder aplicar el tratamiento más adecuado que la erradique de manera satisfactoria. Si tú también eres de los que confunde las termitas con la carcoma, no te preocupes ya que es bastante frecuente dada la naturaleza xilófaga de ambos animales. En este post te contamos algunas claves para distinguirlas.

Presta atención a su forma

Si tu vivienda ha sido invadida por alguno de estos molestos huéspedes y tienes la posibilidad de verlos, te resultará más fácil identificar de qué animal se trata ya que morfológicamente tienen formas distintas. Las termitas poseen seis patas y tienen una cabeza bien definida con antenas, lo que las asemeja a las hormigas aunque con un tono más blanquecino. Por otro lado, la carcoma es una larva similar a un escarabajo pero en tonos amarronados y con anillos a lo largo de un cuerpo que no tiene ni patas ni antenas.

Sus huellas en la madera

La formación de una especie de galerías de barro en las paredes y las vigas de tu casa es una clara señal de la presencia de termitas en ella. Las termitas evitan el sol por encima de todas las cosas y, por eso, para llegar hasta la madera de la que van a alimentarse, construyen estas galerías que les permitirán avanzar sin sufrir la incidencia de la luz del sol.

Una vez alcanzan la madera, las termitas realizan un nido en su interior para acampar y alimentarse a su ritmo, sin salir prácticamente para nada. Solo crearán unos pequeñísimos agujeros en la madera que, una vez evacuados sus residuos por ellos, volverán a tapar con barro, de ahí que pasen tan desapercibidos. Esta manera de comportarse hace que la invasión de las termitas resulte muy difícil de detectar a tiempo, salvo por la presencia de pequeños excrementos en el suelo cerca de muebles o estructuras de madera.

Sin embargo, el proceso de invasión de la carcoma suele ser más evidente ya que deja huellas y señales más explícitas que permiten detectar su presencia a tiempo. Si sufres la presencia de carcoma en casa, en seguida notarás que, junto a los muebles de madera aparece un polvo de serrín. Bastará con levantar la vista siguiendo el rastro de ese polvo para darte cuenta de que, efectivamente, la madera tiene unos orificios totalmente abiertos en su superficie, que son los que utiliza la carcoma para salir al exterior y expulsar sus excrementos. Ante esta situación, lo mejor que puedes hacer es acudir a las empresas de fumigación en Madrid como la nuestra que tomarán las medidas oportunas para librarte de este devorador insecto.

Pon la oreja

Y ya por último, otra de las diferencias que existen entre las termitas y la carcoma es el ruido que hacen cuando están en pleno proceso de invasión, alimentándose de madera. Realmente no es la forma más fácil de diferenciarlas ya que ambos sonidos, el de la carcoma y el de la termita, resultan difíciles de captar. Pero aun así, no olvides que el de la carcoma es un sonido mucho más peculiar y audible que el que hacen las termitas, que apenas se percibe.

Como antes te decíamos, si estás sufriendo una plaga de insectos que atacan los muebles de madera de tu vivienda, ponte en manos de una empresa profesional como Sintra: sabremos identificar ante qué tipo de plaga estamos para poder aplicar las medidas oportunas que garanticen la total eliminación de la misma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


    captcha

    He leído y Acepto la Política de uso de datos