Cuestiones básicas sobre las tareas de poda
25 octubre, 2017
limpieza de parcelas
¿Cómo actuar para recuperar un jardín abandonado?
15 diciembre, 2017
Mostrar todo

La importancia del control de plagas en invierno

Si has leído con atención nuestras entradas anteriores, sabrás que las empresas de fumigación en Madrid no nos cansamos de repetir que no se puede bajar la guardia en ninguna época del año en lo que se refiere a posibles plagas. ¿Cuáles son más comunes en invierno? ¿Qué podemos hacer para evitar su aparición y, en su caso, su erradicación?

Algunas personas cometen el error de pensar que con el frío las plagas desaparecen. Sí que es verdad que el calor del verano y la primavera provoca que algunas especies proliferen. La cuestión es que con la llegada de la bajas temperaturas estas especies siguen ahí, aunque son menos visibles. Ante los fenómenos meteorológicos invernales como la lluvia y la nieve, las cucarachas, las ratas y los ratones demuestran sus grandes habilidades para el escondite. De las calles y los desagües pasan a lugares más acogedores para resguardarse y pasar el invierno. Por supuesto, en algunas casas encuentran las condiciones óptimas para vivir y reproducirse.  

Sea la época del año que sea, una de las plagas más comunes en todo el mundo es la de cucarachas. Se alojan en lugares con agua, humedad y alimentos. Por eso desde Sintra te insistimos tanto en la importancia de la higiene y las desinfecciones periódicas, prestando especial atención a la cocina y el baño.

Durante el invierno, también se han de tomar medidas para evitar las plagas de roedores. Lo normal es que aniden en espacios oscuros como las cámaras de aire de los techos, los sótanos y los áticos. Además de roer estructuras y cables, tienen una gran facilidad para contaminar alimentos y diseminar patógenos y parásitos. Para evitar su presencia, las empresas de fumigación en Madrid te recomendamos evitar las grietas y los huecos en las paredes por donde se puedan colar. En el caso de las ratas, se ha de acometer la inspección del exterior de las casas para solucionar cualquier apertura que les permita entrar. En resumen, cucarachas, ratas y ratones son las tres plagas más comunes del invierno. También pequeños insectos como los pececillos de plata. Estos se alimentan de restos orgánicos como almidón, azúcar, celulosa o silicona. Destacan por ser capaces de adaptarse a cualquier medio y, por supuesto, por poder vivir tanto con frío como con calor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


    captcha

    He leído y Acepto la Política de uso de datos